¿Como sabe si su hijo/a está faltando mucho a la escuela? Dos ausencias por mes puede ser suficiente para que su hijo/a sea clasificado como crónicamente ausente. En total, dos ausencias al mes cuenta por diez por ciento del año escolar en Arizona. Dos ausencias por mes no parece ser mucho, pero tiene un gran impacto en el aprendizaje.

De hecho, estudiantes que sean crónicamente ausentes de la escuela empezando en kínder y primer grado, tienden a recibir calificaciones más bajas en las pruebas de lectura de tercer grado y tiene probabilidades más altas de repetir un año escolar. Para cuando el estudiante llegue al sexto grado, su historial de ausencias es un fuerte indicador de la posibilidad que se gradué la secundaria.

Faltar unos cuantos días al año por enfermedades es inevitable, pero hay maneras de minimizar el impacto de la cantidad de tiempo que su hijo/a perdió de escuela. Aquí están algunas ideas:

  • Tome el inicio desde el principio. Hay estudios que han demostrado que estudiantes que falten más de dos días durante el primer mes de clases tiene la probabilidad más alta de faltar hasta un mes durante el año escolar. Creando expectativas positivas desde el inicio del año escolar, ayudará a mantener a su hijo/a en el camino al éxito.
  • Planee en avance. Revise el calendario escolar para informarse de días festivos y de vacaciones. Utilice esas fechas para planear y minimizar las ausencias de su estudiantes relacionadas con viajes familiares. Haga citas temprano por la mañana o en la tarde para que no interfieran con el horario escolar.
  • Establezca hábitos positivos. Para mantener a su estudiante atento e interesado, asegúrese que duerman lo suficiente y que reciban un desayuno saludable. La creación de un calendario para apartar y priorizar tiempo para el estudio y tareas ayudara a su hijo/a establecer una rutina que lo llevara al éxito.
  • Mantenga comunicación regularmente. Tenga contacto con el maestro/a de su hijo/a regularmente para que este informado sobre el progreso académico y el efecto de las ausencias de su estudiante. Cuando sabe en avance que su hijo/a va a faltar a clases, pregunte qué tareas va a necesitar que hacer para continuar su progreso académico.
  • Conozca el círculo social de su hijo/a. El tener amigos/as y ser incluido/a puede que los niños sean menos propensos a faltar a la escuela y reducir la ansiedad social. Tambien ayuda a evitar el bullying. Todos los niños tienen derecho a sentirse seguros en la escuela.
  • Hágales saber la importancia de la escuela. Hable con su hijo/a del valor positivo de la escuela y del impacto a largo plazo que tiene el aprendizaje. Esto les ayudara a mantener la escuela como un prioridad y a asistir a clases regularmente. Establecer expectativas altas no solo debe limitarse a la escuela, deben comenzar en el hogar.

Hay muy pocas cosas en la vida que puede sustituir la educación. Cuando los estudiantes y padres comprenden y entienden la importancia de la educación y de asistir a la escuela todos los días, están ayudando a que sus hijos/as tengan éxito y grandes logros académicos. Los hábitos y dedicación que establezcan y formen desde un principio será el comienzo para una vida de éxito personal y profesional.